Por Mackarena León.

La La Land, es una comedia romántica musical estadounidense, dirigida por Damien Chazelle (Wiplash), interpretada por Emma Stone y Ryan Gosling, que se exhibió por primera vez en el Festival Venecia el pasado 31 de agosto. La película lleva a cuestas varios premios, entre ellos 7 nominaciones a los Globos de Oro, 8 Critics Choice Award, premio del público en el Festival de Toronto, mejor actriz en el Festival de Venecia, mejor actriz y actor en el Sindicato de actores, entre otros. Su nombre hace alusión a la ciudad de Los Ángeles, lugar donde se desarrolla la historia, pero también es un apóstrofe de estar viviendo una falsa realidad.

null

El filme relata la vida de dos jóvenes, Mia y Sebastián, ella una barista que trabaja en un café de un estudio en Los Ángeles, que le encanta la actuación y sueña con ser una actriz famosa. Él un pianista, que ama el jazz y sueña con tener un bar donde su estilo brille, pero ha tenido un poco de mala suerte. Entre los altos y bajos de una vida de sueños, además de una ciudad despiadada, Mia y Sebastián comienzan a tener encuentros casuales en donde no se dan cuenta de quienes son, hasta que una noche ella escucha a un pianista que la deja absorta, pero que en ese minuto pierde su trabajo. Pasando unos meses se encuentran en otra fiesta, comenzando así con una amistad que poco a poco se va convirtiendo en un amor de película, cada uno se encarga de hacer lo mejor por apoyarse y cumplir los sueños del otro, todo es perfecto, ambos disfrutan del jazz y planean una vida de amor. Hasta que el protagonista, acepta un trabajo que no lo hace feliz, pero que le resulta muy rentable, dejándose llevar por una rutina esclavizante que trae más de algún problema, uno de ellos es que los sueños dejan de ser mutuos y todo se pone cuesta arriba.

Un romanticismo musical que te envuelve en la historia, te llena de emoción y sueños, pero que hace aterrizar en los errores que cometemos cuando estamos en pareja, dejándonos llevar por una rutina o por cumplir expectativas que nos autoimponemos. Una crítica a lo cruel que es la vida en una metrópolis sumergida en lo banal y superfluo.

Destaco por sobre todo, la actuación de Emma Stone, coqueta, expresiva, linda, además de tener una voz espectacular, se agradece que las canciones encajaran a la perfección con los protagonistas y pasan a ser perfectas para cada escena. Una muy buena película, 128 minutos que te hacen vivir una historia de amor, llena de reflexiones y contenido. En cines desde el 19 de enero del 2017.

Deja un comentario