Living Colour en Club Chocolate: Lección sonora
11 de junio 2019.

Por Sebastián Allende.
Fotografías por Felipe Morales.

Una verdadera velada dispuesta para los más fanáticos es lo que se prometía para este martes 11 de junio en Club Chocolate, gracias a una nueva visita de los norteamericanos de Living Colour, quienes volverían a entregarnos toda su potencia acostumbrada luego de disfrutar un excelente show brindado el pasado 15 de mayo del año pasado en el Teatro La Cúpula.

La excusa perfecta para este retorno sería la celebración del 30 aniversario de su más aclamado disco, Vivid. Este tuvo la particularidad de contar con la producción en algunas canciones del mismísimo Mick Jagger, quien sería una figura clave en la grabación de este debut al ayudarlos a conseguir su primer contrato discográfico. Vivid fue una grabación que supo mezclar en forma perfecta lo más duro del hard rock, las armonías del blues y el ritmo melódico del funk entregándonos así una mescolanza que formaría parte de ese rock alternativo de finales de los ochenta y principio de los noventas que se transformaría con los años en una de las grandes influencias para distintos músicos alrededor del globo.

No es extraño que la reunión fijada para hoy junto a uno de los más grandes exponentes de los sonidos afines al funk metal se haya transformado en un panorama imperdible para muchos. Prueba de ello fue la fila de personas que colmaban los alrededores del recinto, el que posteriormente mostraría que estaría copado hasta su total capacidad.

Pasadas las 21:00 horas llegaría el momento estelar esperado por todos los presentes. Suben a escena las cuatro bestias hambrientas por entregar todo su talento a los fans. Comandados por el Sr. Corey Glover en voz, Living Colour toma posición con el eximio maestro de las seis cuerdas Vernon Reid, y junto a todo el ritmo y el groove que entregan el bajista Doug Wimbish y ese monstruo a cargo de las baquetas llamado Will Calhoun.

null
null

Para animar los motores de la noche nos presentan una prueba de que los años no han mermado la calidad y la buena salud de este cuarteto. Shade fue el nombre de su último disco de estudio lanzado el 2017 y de aquel registro suenan fuerte por los parlantes “Preachin’ Blues”, original del maestro del blues Robert Johnson y “Come On”. “Who Shot Ya” finaliza los primeros fuegos de la noche para que Corey tome el micrófono para saludar a cada uno de los presentes e informarles que hoy serán testigos de una noche muy especial ya que tocaran en forma íntegra uno de sus mejores discos, Vivid. Dicho esto y tras la potente reacción de los presentes comienza a sonar a todo volumen un discurso de Malcolm X, y es ahí cuando uno ya sabe lo que se viene encima. “Cult of Personality” toma posesión de la noche y es así como el público prende al instante y se deja seducir por la potencia y el virtuosismo que le impone a la guitarra, Vernon Reid, el amo y señor de la velada.

El ritmo no pararía con la funkera “I Want to Know”. Ya empieza a quedar claro que acá en el Chocolate el cuarteto de New York juega de local y con las dos primeras canciones de Vivid ya tienen a todo el público a su merced. Nota aparte al carisma de Glover que traspasa al escenario, quien tema tras tema juguetea con cada uno de sus compañeros de grupo, demostrando un fiato y una comodidad escénica notable.

null
null

Como hoy es la noche de Vivid suenan muy fuerte “Middle Man”, “Desperate People”, “Funny Vibe” y “Memories Can’t Wait”, entre otras, pero es en “Open Letter (To a Landlord)” en donde la agrupación demuestra esas cualidades que la hicieron (y hacen) destacar de otras. La emoción y el sentimiento que se manifiesta en esta interpretación traspasa y, sin lugar a dudas, esto es gracias al protagonismo y al tremendo registro vocal que posee Glover, el que sin dudas debe ser uno de los más completos y poderosos de la escena rockera.

null

No solo la potencia del rock sonó fuerte esta noche. “Glamour Boys”, con un beat pegajoso, rítmico y locuaz nos demuestra que la fiesta también es parte esencial de los neoyorquinos. Tras la interpretación integra del disco que nos llevaría a presenciar esta velada más a algunas sorpresas como lo fue el fin junto a “Should I Stay or Should I Go” de The Clash, viviríamos el adiós, él que sellaría con el mayor premio que puede obtener un artista: los aplausos, los gritos y la satisfacción total de cada uno de los presentes al presenciar un show de primer nivel, dictado por músicos superlativos, quienes además, se muestran cercanos, honestos, contentos con recepción de la fanaticada que logra crear una cofradía que año tras año se transmuta en una manifestación de energía y potencia que desborda y que deleita.

Setlist:
Preachin’ Blues
Come On
Who Shot Ya
Cult of Personality
I Want to Know
Middle Man
Desperate People
Open Letter (To a Landlord)
Funny Vibe
Memories Can’t Wait
Broken Hearts
Glamour Boys
What’s Your Favorite Color? (Theme Song)
Which Way to America?
Drum Solo
Love Rears Its Ugly Head
Should I Stay or Should I Go

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario