Los Amigos Invisibles en Teatro Coliseo: El sonido de mi gente
Banda invitada: La Garfield.
7 de septiembre 2019.

Por Jaime Farfán.
Fotografías por Agustín León.

Un fuerte sentido de colectividad, altos niveles de volumen y movimientos bien candentes fueron el recibimiento ideal para el regreso al país de los reconocidos músicos de Los Amigos Invisibles. Con las maletas llenas de sabor caraqueño, llegaron ayer al Teatro Coliseo a transformar la cancha en una pista de baile, trayendo consigo una deliciosa selección de sus picantes canciones y sus temas más populares.

Desde el salto a la fama en los mediados de los noventa, bajo el alero de David Byrne y el sello Luaka Bop, son casi tres décadas de experiencia las que sustentan la carrera de estos maestros del funk. A través de los doce discos que componen la inquieta trayectoria del grupo, formado actualmente por el vocalista Julio “Chulius” Briceño, Juan Manuel Roura en la batería y José “Catire” Torres en el bajo, los venezolanos han explorado distintos capitales sonoros, logrando la dinámica mezcla de dance, electrónica y ritmos latinoamericanos que los llevó a traspasar las fronteras de su tierra natal. Con varias grabaciones aclamadas por la crítica, como The New Sound of the Venezuelan Gozadera de 1998 y el clásico The Venezuelan Zinga Son, Vol. 1 del 2002, es en Paradise del 2017 donde la banda reafirma sus capacidades, tras sortear indemnes un vital cambio de formación.

Paradójicamente, durante la tarde del sábado, el fragor de las redes sociales se concentró en la polémica marcha anti-migración, donde una minoría de 50 personas protestó convocada por movimientos de ultraderecha. Un esfuerzo paupérrimo en detener un fenómeno natural, cuyo poderío se hizo patente en el Teatro Coliseo, cuando buena parte de la comunidad venezolana repletó el recinto para recibir calurosamente a sus compatriotas. En contraste, cientos de voces, muchas más que las de los nacionalistas, se elevaron en un canto de amor y agradecimiento, mientras amigos y familiares, novios y amantes, se desataron en una noche de eterna gozadera, regada con cerveza y otros alcoholes.

Los pies comenzaron a moverse cerca de 21:10 cuando los teloneros, la ecléctica banda mexicana de La Garfield subieron al escenario a precalentar el recinto de Nataniel Cox. Presentando una atractiva mezcla entre pop, jazz, música disco y ritmos latinos, el ensamble de siete miembros no escatimó en fuerza logrando cautivar a la audiencia con su frescura, seguidores y novicios a la vez. El foco estuvo en la carismática figura de la vocalista, Sofia Stainer, quien con impecable desplante vocal surfeó por el maremoto sonoro que logra el conjunto, en explosivos temas como “Mala” y la tropical “Entre Palmeras”.

null
null

Exhibiendo un manto musical donde entretejieron las distintas lanas de sus diversas inspiraciones, la onda disco brilló gracias a los sintetizadores de Alejandro y las picosas percusiones de Bernardo en “Luna de Plata”, mientras que en la sensual “Paraíso” el saxofón de Erick se robó las miradas, haciendo gallito nota a nota con la estridente trompeta de Chitica. En cerca de una hora de show, los mexicanos contagiaron con el sonido sin fronteras de La Garfield, dejando los oídos atentos y el alma tibia para lo que estaba por venir.

null
null

Solo faltó la bola de espejos para la fiesta que desató Julio Briceño y compañía entre las monumentales columnas del Teatro Coliseo. “Con quién estabas cuando sonó esta” fue la interrogante que abrió una noche de nostalgia y mambo para sacudir los esqueletos y exprimir las glándulas sudoríparas. La histórica voz de Chulius ha madurado y abre con una seductora versión de “Amor”, sentimiento que abunda en el recinto. Gran parte del público salta y sacude sus caderas, mientras corea a todo pulmón las emblemáticas letras de temas como “Que rico” y “Viajero frecuente”, con trepidantes percusiones fusionadas en una descarga eléctrica de funk que sube las manos y los espíritus al aire.

null
null

El invitado de honor de la ocasión fue el destacado multiintrumentista chileno C-funk, quien contribuyó con deliciosos e implacables riffs de guitarra durante toda la presentación, al igual que en la fecha trasandina. Como otro miembro de la banda se integró en la alquimia de “Sexy”, trayendo consigo una inyección de gozadera que va apretando los pasos, en una exuberante bomba de baile loco. Los temas, una selección cuidadosa de los más populares en la red, se van desencadenando en una especie de mix en vivo, con varios interludios que mantienen prendida a la audiencia. Momentos destacados fueron la fusión de “Cuchi Cuchi” con la memorable “Billy Jean”, para luego dar paso a una intensísima rendición de “Hasta que te conocí”, o la acertada inclusión del funk crudo de Anderson. Paak antes de “Mujer Policía”, sustentada en los musculosos bajos de Catire.

“Esta parte es dedicada al amor, a los venezolanos acá en Chile” dice en un momento Briceño “Agradezcamos a los chilenos recibirnos. Esperemos que la situación de mierda cambie allá, y podamos regresar. Por ahora un día a la vez, con trabajo, honestidad y respeto”. Es un mensaje que llega directo a los presentes. Pero para la pena, mambo y bailoteo, y Los Amigos Invisibles no pierden ni un segundo ni le dan tregua a la nostalgia, en un flujo constante de sensualidad y diversión, ya sea con la irresistible samba de “Viviré para ti” o con la inconfundible “Mentiras”. A esas alturas, el que no bailaba sencillamente estaba muerto.

null
null

Al igual que la güira que encendió buena parte de la jornada, instrumento transversal que une Latinoamérica desde México hasta la punta de la Patagonia, los caminos de Los Amigos Invisibles vinculan y no requieren pasaporte para aquellos que tienen sed de cumbia, derribando diferencias y prejuicios con dos horas de electrificante sabrosura. Cuando se reúnen todas las voces en “Disco Anal”, bajo las psicodélicas luces y visuales, el Teatro Coliseo se transforma por un instante en algún club de Caracas de los noventa. Entre el público, brillan los ojos, salta el alma y se pegan los cuerpos. Donde hay música, amor y amigos, puedes sentirte como en casa.

Setlist La Garfield:
Luna de Plata
Loca
Paraíso
Si tú me quieres
Cómo amarte
Mala
Entre Palmeras
Un poquito más
Love
Luna de Plata

Setlist Los Amigos Invisibles:
Intro
Amor
Yo no sé (con Who let the dogs out/Baha men)
Dulce
Que rico
Viajero frecuente
Dame el mambo (con Bohemian Rhapsody/Queen)
Sexy
Mujer Policía (con Come Down/Anderson .Paak)
Ponerte en cuatro (con Barbie Girl/Aqua)
Cuchi Cuchi (con Billy Jean/Michael Jackson y Hasta que te conocí/Juan Gabriel)
Mentiras
Jam + Start me Up/Rolling Stones
Viviré para ti
Espérame
La vecina (con Mi gente de J. Balvin)
Tócamela
Eres mis ganas
Disco Anal (con Smell like teen spirit de Nirvana)

Encore:
La que me gusta (Take on me A-ha)
Smell like Teen Spirit/Nirvana
El sobon
Micaela

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario