Muse en Chile: Cuando las palabras sobran
Pista Atlética Estadio Nacional, 13 de octubre 2019.

Por Jorge Fernández.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

La diferencia entre un concierto y un espectáculo radica en la importancia que tiene para una banda su público y el sentir la necesidad de otorgarles no solo un momento musical, sino más bien una experiencia indeleble de vida. Y esto Muse lo tiene absolutamente claro y lo refleja tras cada presentación.

Apoyados por un juego de luces estridente, metálico e irisado, Bellamy y compañía entregan un alucinógeno letal que deja pasmado de principio a fin. Muy en el estilo de la ciencia ficción, que funciona como tema central de sus composiciones, el futuro se va desplegando poco a poco en un presente que parece no existir.

Antes de que el batallón escénico restregara prolijidad en rostros atónitos, hubo una banda que, a estas alturas del partido y con la cantidad de éxitos que tiene, no debiese ser telonera, aunque por supuesto se agradece que vengan porque son tremendos. Poco antes de dar las ocho de la tarde subió al escenario Kaiser Chiefs y bastaron 45 minutos para demostrar de qué están hechos. Entre las 10 canciones que interpretaron destacan obviamente temas como “Everyday I love you Less and Less”, “Never Miss a Beat” y las incomparables y siempre coreadas “Ruby” y “I Predict a Riot”.

null
null

Muse salió a escena pasadas las nueve de la noche y el batallón de éxitos que desplegaron dejó a todos con la adrenalina a fondo durante el espectáculo completo. A esto se suma que el último disco de los británicos, es de un alto estándar musical, lo que hace que las canciones que lo componen y que en su mayoría se escucharon durante la jornada, se mimetizaran de manera perfecta con la batahola de grandes clásicos de la banda. Es así como resonaron fuerte “The Dark Side”, “Break It To Me”, “Tought Contagion”, “Dig Down” y la tremenda “Pressure”, entre otras.

null

Pero el espectáculo es una sandía calada y cada tanto la efervescencia del público explotaba en éxtasis luego de introducciones archiconocidas de éxitos cosechados en una carrera que se extiende por 25 años. Desde “Bliss” y “Plug in Baby” del Origin of Symmetry (2001), pasando por “Time Is Running Out” y la increíble “Hysteria” del Absolution (2004) hasta llegar a uno de sus mejores discos Black Holes and Revelations (2006) donde se desprenden interpretaciones como “Starlight”, “Supermassive Black Hole” y “Knights of Cydonia” acostumbrada a cerrar el telón.

null

Luces sicodélicas por montón, trajes futuristas, lentes led, serpentinas y papeles al viento, un despliegue escénico de bailarines que acompañaban a Bellamy por todos lados; el escenario que se deslizaba por entre el corazón de los fanáticos y la pantalla gigante a sus espaldas con un potente juego audiovisual. Cualquier descripción, incluso detallada, sobra para dar a conocer el portentoso espectáculo considerado como uno de los mejores a nivel mundial. El sello no solo lo pusieron las armas lanza humos emulando, tal vez, a esos bomberos negligentes de la novela “Farenheit 451”, sino también con la llegada intempestiva de Murph, mascota de la banda que mide unos 16 metros aproximadamente.

null
null

De la última y no menos exitosa década de la banda también se hicieron presente grandes canciones como por ejemplo la muy coreada “Uprising”, inspirada tal y como el disco en que se encuentra, en la novela distópica de George Orwell “1984”. The 2nd Law (2012) también formó parte del concierto con canciones como “The 2nd Law: Unsustainable”, “Prelude” y “Madness”. Y si de locura se trata “Psycho” es el complemento perfecto para cerrar el hospital siquiátrico de emociones, con llave y cerrojo por dentro. Un juego de alucinaciones que queremos perpetrar para dejarnos llevar hacía otros lados, esos proyectados en la esencia de los 80s y 90s tan marcados en su espectáculo.

null

Universo de percepciones que te erizan la piel tras cada sorpresa escondida bajo la manga. Lo de Muse es un espectáculo de otro mundo y no solo por el amplio talento que despliegan, sino por esa estética futurista, distópica, controladora y disruptiva que proporcionan sus referencias a la literatura, a la sicología y a la cultura pop. Estética que, por cierto, se hace imposible de describir a cabalidad. Si las sensaciones fueran un deporte, el calentamiento previo sería esta nota y el ejercicio de alto rendimiento se daría al escucharlos, pero la carrera para obtener un podio solo la encontrarías viendo su espectáculo en vivo.

Setlist Kaiser Chiefs:
People Know How to Love One Another
Everyday I Love You Less and Less
The Factory Gates
Ruby
Hole in My Soul
Record Collection
Never Miss a Beat
I Predict a Riot
The Angry Mob
Oh My God

Setlist Muse:
Algorithm
Pressure
Psycho
Break It to Me
Uprising
Propaganda
Plug in Baby
Pray (High Valyrian)
The Dark Side
Supermassive Black Hole
Thought Contagion
Hysteria
Bliss
The 2nd Law: Unsustainable
Dig Down
Madness
Mercy
Time is Running Out
Prelude
Starlight
Algorithm
Stockholm Syndrome / Assasin / Reapers / The Handler / New Born
Knights of Cydonia

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario