Nano Stern en Cúpula Multiespacio: El inicio de un nuevo ciclo
23 de junio 2018.

Por Nicolás Morán.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

Con la llegada del año nuevo mapuche, el We Tripantu, y los cambios energéticos que conlleva para nuestro pueblo ancestral, también es tiempo de cambio para uno de los mayores exponentes de la trova nacional. Nos referimos a Nano Stern, quien nos presentó su nuevo disco, Lucero, que viene a renovar la estampa del músico que alguna vez se fue de Chile para aprender a vivir la música desde fuera. No es noticia que el camino del capitalino ha sido una ruta de descubrimiento hacia la música popular, nutriéndose de los distintos artistas con los que ha compartido escenario y, por lo tanto, esta metamorfosis desencadenó en que esta última entrega se aleja un tanto de lo que estábamos acostumbrados a escuchar de él.

En la Cúpula Multiespacio del Parque O’Higgins se selló la invitación para disfrutar de una velada que estuvo cargada de amistad y buen ritmo. A las 21:05 una grabación con un mensaje de Gastón Soublette sobre la estrella de la bandera chilena, que ha sido tergiversada por distintos motivos a lo largo del tiempo, dio el pie para comenzar. El filósofo y musicólogo nos contaba sobre la relevancia del simbolismo en torno a la primera luz y su importancia histórica. Es que en el inicio el wenumapu era oscuro, y Antu, el pillán más poderoso, en castigo a las estrellas y a los pillanes que se habían revelado contra él, bajó el brillo de las Wangülen (estrellas), para que ninguna brillara más que Kuyén, su esposa, también conocida como lucero del alba.

Ya familiarizados con la cosmovisión de nuestros pueblos originarios, empezó el concierto con “Lucero” y “Demasiada Información”, singles que han estado sonando en distintas redes y que le han dado forma a este nuevo Nano, quien con toques más rockeros le ha otorgado una vuelta a su estilo, mostrando una faceta que se agradece, porque la innovación siempre será bien recibida mientras no se pierda la esencia. Este miedo nace porque hemos visto muchas veces que cuando un artista decide darle otro rumbo a su música, pierde la identidad que lo caracterizaba, pero en este caso, Stern le ha dado el palo al gato puesto que, con una guitarra eléctrica poderosa, una línea de bajo potente, y una batería que sostuvo el concierto cerca de 2 horas, fundió los ingredientes necesarios para mantenerse fiel a sí mismo y para poner en marcha un show que tuvo la participación de grandes invitados, como Raimundo Santander, Juanita Parra o Eduardo Gatti. Y es que, en realidad, la música te lleva a terrenos inexplorados y, por lo tanto, a conocer a mucha gente del círculo.

Con una sencillez increíble, Nano Stern mostró su nueva producción que alcanzó una gran convocatoria y una buena recepción, porque dentro de la cúpula se escuchaba cómo el público coreaba cada canción con verdadero sentimiento. La simpatía que despierta el cantautor es asombrosa, ya que bastaba verlo tocando la guitarra para sentir las buenas vibras que lanza al interpretar canciones que se han vuelto clásicas desde hace un par de años, como lo fueron “Necesito una Canción”, o “La Puta Esperanza” que le dieron en el gusto a los seguidores acérrimos, dejando contenta a la fanaticada que, enloquecida a ratos por la selección del setlist, saltaba y disfrutaba, superando el frío que se sentía afuera.

Contar con Eduardo Gatti mientras tocas “Los Momentos” es como contar con Patricio Manns si estuvieras interpretando “El cautivo de Til Til”, así que cuando vimos salir a escena a una leyenda musical, no nos quedó más que hacer retumbar el lugar con aplausos, porque esos vítores y muestras de cariño son sinceras. Las mismas muestras que hicieron explotar el lugar cuando sonaron los acordes de “Samba Landó”, de Inti-Illimani, o cuando Juanita Parra hizo ingreso al escenario y con una majestuosidad propia de su figura acompañó a Nano y al gran Raimundo Santander, dándole una alegría especial al espectáculo cuando interpretaron “Carnavalito del ciempiés” y “El Amanecer”, todo para cerrar una noche completísima en la que primó una calidad musical envidiable.

La nueva cara de Nano Stern agrada y no deja de sorprender. Solo el tiempo dirá si es la dirección con la que ha de quedarse. Lo que no puede faltar es ese histrionismo que lo caracteriza en cada show, y que lo ha vuelto, sin lugar a dudas, en uno de los íconos de la nueva música chilena. Es por esto que un nuevo ciclo comienza y ayer ya cosechó sus primeros frutos.

Setlist:
Lucero
Demasiada Información
Aquí Estoy
Voy y Vuelvo
La Puta Esperanza
Necesito una Canción
Árbol del Bosque
Casualidad
Azul
Nube
Los Momentos
Santiago
Ser Pequeño
Vapor
Mil 500 Vueltas
Festejo de Color
Precipicio
Samba Landó
El Vino y El Destino
Carnavalito del Ciempiés
El Amanecer

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Una Respuesta

Deja un comentario