Por Sebastián Allende.

El próximo 24 de septiembre el Movistar Arena vivirá una de las jornadas más esperadas de los últimos años con el debut de los norteamericanos de Weezer. Liderados por su compositor, cantante y guitarrista Rivers Cuomo, Weezer, ha logrado a través de los años transformarse en una de esas bandas de culto, capaces de generar una idolatría y pertenencia para millones de incondicionales fans, quienes han disfrutado de canciones que cruzan desde la energía del punk, las perfectas melodías pop y los sonidos distorsionados de garaje, siempre bajo una mirada del perdedor, con letras que abocan al sentimiento, pero cruzadas con el humor.

Fue la ciudad de Los Ángeles la que vería como en 1992 se formaría la primera encarnación de esta banda, acompañando al sempiterno Cuomo, la agrupación la formaban el baterista Patrick Wilson, el bajista Matt Sharp y el guitarrista Jason Cropper. Tras una serie de shows y maquetas generadas para la promoción en las disqueras fue en 1993 cuando emprenden el vuelo a Nueva York para registrar lo que sería el primer disco de Weezer.

Si bien llevaría el disco un título homónimo, sería conocido por todos como The Blue Album (por el color de su carátula) y la banda se presentaría bajo las órdenes del ex-miembro de The Cars y productor, Ric Ocasek. Fue mientras registraban este disco que ocurriría el primer cambio en Weezer: Brian Bell ocuparía el lugar de Cropper como segunda guitarra para posteriormente ser un ente activo en el lanzamiento de este primer disco que llevaría a la banda a lo más alto gracias a los sonidos que cruzarían desde el rock alternativo, el punk rock y el indie, y que darían pie a un género que sería conocido como Geek Rock, en clara referencia a la chapa de nerd del líder y vocalista de la banda, Rivers Cuomo. “Say It Ain’t So”, “Undone – The Sweater Song” y el que debe ser uno de los temas más populares de la banda, “Buddy Holly”, llevarían muy alto a los liderados por el brillante guitarrista de lentes gruesos.

Tras giras y un posterior descanso, la banda se reuniría para grabar el sucesor al Blue Álbum. Habían transcurrido dos años y Rivers Cuomo había cambiado y ya no quería contar historias que cruzaran el humor y que fueran encasilladas como cuentos de nerds. Pinkerton, editado en 1996, poseía una perspectiva más directa y personal, ya que Rivers nos contaba sobre lo que transcurría a su alrededor mientras estudiaba en Harvard. Habló de sus relaciones, de la frustración de encontrar a alguien para amar, de la timidez, entre otros tópicos personales. Este segundo LP fue recibido en forma tibia por la crítica y los fans, pero con los años ha logrado una categoría de culto por los sonidos crudos, directos y emotivos que posee la grabación. “El Escorcho”, “The Good Life” y “Acroos The Sea” son algunas de las 10 canciones que destacan en este sublime disco.

Tras las críticas, las bajas ventas y el posterior ostracismo de su líder, Weezer entra en una especie de hiato durante años. Fue gracias a los fans, quienes mantuvieron viva la memoria de la banda debido a la identificación que lograron con las canciones de Cuomo y compañía que terminaron siendo el puente para crear algo que se pensaba sería impensado, el regreso del cuartero al ruedo. Tras una pequeña gira que serviría de precalentamiento para la nueva formación (entraría Mikey Welsh en el bajo sustituyendo a Matt Sharp, quien se centraría en su banda The Rentals), el 2001 llegaría a nuestras mano nueva música de Weezer en lo que sería conocido como The Green Album, disco que se convertiría en un regreso a las canciones de raíz pop, fiesteras y alegres, que fueron recibidas de gran manera por los fans y la crítica mayoritariamente por la existencia de hits como “Hash Pipe” e “Island in The Sun”.

Luego de una serie de problemas que llevarían al abandono de Welsh, Scott Shriner sería quien asumiría la labor de bajista de la agrupación. Pero este hecho no mermaría la buena salud que demostraba Weezer y es así como Maladroit (2002) cobraría vida exponiendo a una banda (o mejor dicho a un Rivers Cuomo) con otra actitud frente a la industria musical, exponiéndose más cómodo frente a video clips, entrevistas y shows.

Las grandes cifras seguirían cuesta arriba para la banda y Make Believe (2005) continuaría la senda de la máquina de hacer canciones. “Beverly Hills”, “We Are All on Drugs” y “Perfect Situation” engrosaron las listas de charts durante parte del 2005 y 2006, conservando a Weezer como una banda fresca que lograba perfectamente acoplarse a los nuevos tiempos y formatos (una prueba de esto fue que “Beverly Hills” logró ser la segunda canción más descargada en iTunes durante el 2005).

Tras esta serie de discos exitosos, llegarían The Red Album (2008), Raditude (2009) y Hurley (2010), los que mostrarían constancia en la banda y los mantendrían en primera línea en una época de bajas ventas de discos y en donde los sonidos de Weezer mutarían tras recibir distintas influencias y colaboraciones.

Para el año 2014, tras casi 4 años de silencio, nuevas melodías del cuarteto cobrarían vida. Everything Will Be Alright in the End sería el nombre del noveno álbum que los devolvería al tintero gracias a los servicios de la producción de Ric Ocasek, quien restituyó a Weezer los colores sonoros de su esencia, más cercanos al rock y alejados un poco al uso de sintetizadores que estaban presentes en los últimos dos trabajos discográficos.

Siguiendo con la segunda parte del decenio, The White Album (2016), Pacific Daydream (2017), The Black Album (2019) y el disco de covers llamado Weezer – The Teal Album (también del 2019), han confirmado que el conjunto de Rivers Cuomo se mantiene más activo que nunca, llegando al nivel, de ya lanzar el primer sencillo (“The End Of The Game”) del catorceavo disco de la banda, el que llevará el nombre de Van Weezer y saldrá al mercado el próximo año.

Muchos son los antecedentes y sobre todo la música que hace de Weezer un imperdible para cualquiera. La primera presentación en Chile de uno de los verdaderos clásicos del rock alternativo de los noventa se efectuará el próximo 24 de septiembre en el Movistar Arena y aún estás a tiempo si deseas ser parte de este gran concierto. Para poder obtener los tickets puedes comprar a través del sistema Puntoticket.

null

Deja un comentario