Feria Pulsar, día 3: un cierre con los grandes de la música nacional

Feria Pulsar, día 3: un cierre con los grandes de la música nacional
Estación Mapocho, 25 de noviembre 2018.

Por Amaranta Cartes.
Fotografías por Javier Martínez.

La última jornada de la Feria Pulsar 2018 estuvo marcada por un sonido más latinoamericano que los otros días y que se notó desde las bandas y artistas más pequeños, emergentes o de públicos de nicho hasta los más grandes exponentes de la música nacional. Fue un día de consignas sociales y sonidos ancestrales. Un día en el que casi todos hablaron de la causa mapuche en su discurso y en el que las letras de las canciones estuvieron cargadas de protesta y de identidad.

Una Estación Mapocho un poco menos concurrida que el día anterior nos recibió con el sonido setentero de La Rata Blusera justo cuando finalizaban con “Santa Lucía”, su canción más aclamada. Luego nos encontramos en la terraza con el trabajo de Joel Maripil, músico mapuche que toca el kultrún y que se presentó acompañado de dos voces femeninas en un canto en mapudungún logró emocionar a mapuche, chilenos y extranjeros. Su simpatía al dirigirse al público y la forma didáctica de explicar su música, permitió a la audiencia participar de las canciones y los dejó pidiendo otra e, incluso, a algunos llorando al rememorar palabras de su cultura.

De la música ancestral de Maripil pasamos a los ritmos sudamericanos de Ankatu Alquinta, quien, si bien se aleja de la música estrictamente folclórica, no deja atrás el legado de su padre. Su voz es muy similar a la del “Gato”, incluso el sonido de su guitarra. Ankatu, acompañado solamente por su instrumento y por María Illanes en el cajón peruano, dejó fluir su sonido que es el de un rock con elementos latinos y andinos por lo que, en el papel, no se sitúa tan lejos de Los Jaivas, pero que, en vivo, logra destacar por su originalidad y su distancia con el pasado.

A las tres de la tarde uno de los grandes llegó al escenario: Congreso. Estos señores de la música chilena siguen vigentes y creando composiciones tan llamativas como lo han hecho siempre. Por su setlist pasaron por sus más antiguos temas y covers, dedicaron “Angelita Huenumán” (original de Víctor Jara) a Camilo Catrillanca y mostraron parte de su material más reciente (2017) como “Rey Midas”, un vals peruano dedicado a los codiciosos o “Canción por la Paz”, dedicada a Donald Trump. Finalizaron con “En Todas las Esquinas”, cómo no, haciendo bailar y cantar a la Sala de las Artes y dejando claro que, a pesar de los años, aún disfrutan mucho tocar juntos.

Terminada la presentación de Congreso, muchos se quedaron en la sala esperando aquello que podría calificarse como uno de los momentos más esperados de Pulsar 2018: El debut de Pillanes, la “superbanda” formada por los hermanos Durán, ex Los Búnkers, los hermanos Ilabaca de Chancho en Piedra y Pedropiedra. El quinteto eligió la Feria Pulsar para lanzar su disco homónimo, gesto que no podemos dejar de interpretar como un reconocimiento a la relevancia de este evento musical. A pesar de que el disco salió hace menos de un mes, el público, fiel a sus ídolos, ya conocía la mayoría de las canciones, entre las que destacaron “Somos lo Peor”, “Loro”, “Convénceme” y “Facho Pobre”, una cumbia que en vivo entrega la particular imagen de Mauricio Durán tocando ritmos que nunca antes habíamos escuchado salir de su guitarra o “Pillanes”, uno de los temas más destacados del disco, en el que Pedropiedra y el mayor de los Durán rapean, algo común para el primero, pero impensado para el segundo. Así, se hizo notar la afinidad entre los integrantes, se vio en sus caras la sorpresa frente a la recepción del público y agradecieron profundamente la presencia de todos en el lugar y con “El Mundo es un Lugar tan Triste”, su primer single y “Montañita” finalizaron su presentación, anunciando próximas fechas en Quilpué y Concepción. Lo bueno es que queda mucho que esperar de Pillanes, una banda que está recién despegando.

La música de nuestra tierra continuó con Evelyn Cornejo en la terraza, conocida por su crítica aguda y directa a los medios de comunicación, al poder, a la ignorancia y su canto desgarrado hacia el desamor y el engaño. Mientras tanto, adentro, Pascuala Ilabaca firmaba discos y Sondelvalle se presentaba en el stand de América Media Records.

La tarde se puso un poco más melancólica con Lucybell sonando en la sala principal: la emblemática banda de pop-rock presentó varias de las canciones de su último disco Magnético, además de las más queridas de los años 90. Mientras tanto, el rapero Charlie Guns entregaba letras tristes con las que se identificaban los más jóvenes del lugar y, para cerrar el momento más sombrío de la tarde, Electrodomésticos sucedió a Lucybell con su sonido único y que, aunque ya no estamos en los 80, sigue desconcertando y dejando perplejos a los que buscan un sonido más tradicional, con canciones como “El Frío Misterio” o “En tu mirar”.

Pronto todo retornó al estilo predominante de esta jornada de domingo. Guayi, de Papanegro, vino a presentar su nuevo proyecto solista titulado Singular y apareció nuevamente el sonido de la guitarra acústica, incluso el charango, pero todo proveniente del sintetizador. En el otro extremo, Franz Mesko se presentó cumpliendo justo con el tiempo porque reapareció media hora después en uno de los shows principales.

Nos referimos a Gepe, quien llegó a Pulsar en la misma vibración de quienes lo habían precedido en el escenario, con nuevos músicos en su banda, entre los que destacan grandes intérpretes ligados al folclor como Miguel Molina y Gonzalo Gómez, la hermosa voz de Claudia Mena y el mismísimo Franz Mesko en el saxofón. Todos vestidos de blanco y de camisa, excepto Claudia en su vestido floreado, la banda entera presentaba la formalidad que merece el homenaje a Margot Loyola ya que el show giró en torno a dicho disco, llamado Folclor Imaginario, con Gepe, como siempre, en la batería y con un sonido nuevo, pero viejo, actualizando el folclor chileno con su propio estilo. Así, el músico entregó algo para sus fanáticos de la “vieja escuela” con “Alfabeto”, así como también tocó fibras transversales con un cover de “Amor Violento” y, al igual q varios otros, dedicó “Flor del Canelo” a Camilo Catrillanca y no dejó de lado canciones populares como “Hablar de ti” y “Bomba Chaya” con la que finalizó.

Los fanáticos de Gepe no se movieron de la sala porque, si comparten gustos, es muy probable que uno de ellos sea por Javiera Mena, quien vino a cerrar los tres días de Pulsar 2018 con una energía imparable, a pesar de que tuvo problemas técnicos con su computador durante toda la presentación. Sin embargo, salió del entuerto con la habilidad de una artista que ya tiene cancha, dándole un formato más acústico y “análogo” a canciones de su nuevo disco Espejo como “Noche” y “Alma”. Como ya había ocurrido en otras ocasiones, interpretó “Mujer Contra Mujer” de Mecano y viajó hacia sus canciones más antiguas y queridas como “Sol de Invierno” que lamentablemente interpretó sin Gepe, y “Cámara Lenta”. Oficialmente, el show terminó con “Espada”, con la que todos descargaron los últimos restos de energía que les quedaban después de tres días de conciertos. Pero, dadas las fallas técnicas que atrasaron el show, le permitieron tocar una más. Con “Espejo”, terminó una nueva versión casi perfecta de la Feria Pulsar, un evento ya consolidado que se ha convertido en sostén de aquello que reconocemos como “música chilena”, y en una interesante plataforma para los nuevos exponentes. Sin dudas, esperaremos con ansias el próximo año.

>>> RESEÑA FOTOGRÁFICA DE CONGRESO, DELIA VALDEBENITO Y VANESSA VALDEZ <<<

>>> RESEÑA FOTOGRÁFICA DE PILLANES <<<

>>> RESEÑA FOTOGRÁFICA DE LUCYBELL Y ELECTRODOMÉSTICOS <<<

>>> RESEÑA FOTOGRÁFICA DE GEPE Y JAVIERA MENA <<<

Feria Pulsar, día 3: un cierre con los grandes de la música nacional Estación Mapocho, 25 de noviembre 2018. Por Amaranta Cartes. Fotografías por Javier Martínez. La última jornada de la Feria Pulsar 2018 estuvo marcada por un sonido más latinoamericano que los otros días y que se notó desde las bandas y artistas más pequeños, emergentes o de públicos de nicho hasta los más grandes exponentes de la música nacional. Fue un día de consignas sociales y sonidos ancestrales. Un día en el que casi todos hablaron de la causa mapuche en su discurso y en el que las letras de las canciones estuvieron cargadas de protesta y de identidad. Una Estación Mapocho un poco menos concurrida que el día anterior nos recibió con el sonido setentero de La Rata Blusera justo cuando finalizaban con “Santa Lucía”, su canción más aclamada. Luego nos encontramos en la terraza con el trabajo de Joel Maripil, músico mapuche que toca el kultrún y que se presentó acompañado de dos voces femeninas en un canto en mapudungún logró emocionar a mapuche, chilenos y extranjeros. Su simpatía al dirigirse al público y la forma didáctica de explicar su música, permitió a la audiencia participar de las canciones y los dejó pidiendo otra e, incluso, a algunos llorando al rememorar palabras de su cultura. De la música ancestral de Maripil pasamos a los ritmos sudamericanos de Ankatu Alquinta, quien, si bien se aleja de la música estrictamente folclórica, no deja atrás el legado de su padre. Su voz es muy similar a la del “Gato”, incluso el sonido de su guitarra. Ankatu, acompañado solamente por su instrumento y por María Illanes en el cajón peruano, dejó fluir su sonido que es el de un rock con elementos latinos y andinos por lo que, en el papel, no se sitúa tan lejos de Los Jaivas, pero que, en vivo, logra destacar por su originalidad y su distancia con el pasado. A las tres de la tarde uno de los grandes llegó al escenario: Congreso. Estos señores de la música chilena siguen vigentes y creando composiciones tan llamativas como lo han hecho siempre. Por su setlist pasaron por sus más antiguos temas y covers, dedicaron “Angelita Huenumán” (original de Víctor Jara) a Camilo Catrillanca y mostraron parte de su material más reciente (2017) como “Rey Midas”, un vals peruano dedicado a los codiciosos o “Canción por la Paz”, dedicada a Donald Trump. Finalizaron con “En Todas las Esquinas”, cómo no, haciendo bailar y cantar a la Sala de las Artes y dejando claro que, a pesar de los años, aún disfrutan mucho tocar juntos. Terminada la presentación de Congreso, muchos se quedaron en la sala esperando aquello que podría calificarse como uno de los momentos más esperados de Pulsar 2018: El debut de Pillanes, la “superbanda” formada por los hermanos Durán, ex Los Búnkers, los hermanos Ilabaca de Chancho en Piedra y Pedropiedra. El quinteto eligió la Feria Pulsar para lanzar su disco homónimo, gesto que no…

0

Calificación del usuario : Sé el primero
0

Deja un comentario