Por Tomás Soto.

Debates sobre el racismo, la sexualidad, antepasados, política y la realidad. Cuestiones que, en “tiempos modernos” como los que vivimos, siguen siendo tema de debate y confrontación.

La clase, El empleo del tiempo, y Recursos Humanos son algunos de los filmes que han llevado a Laurent Cantet a consagrarse como uno de los buenos directores franceses del último tiempo. Es por esto último que el director de 56 años, oriundo de Melle, Francia, fiel a su estilo que apela a reflejar realidad y los problemas sociales que se viven diario, vuelve a la pantalla grande con El taller de escritura (L’Atelier). El largometraje nominado a más de 5 premios, entre los que destaca el Festival de Cannes y el Festival de Sevilla, nos sorprenderá con temas actuales y de contingencia social, además de mostrar destacadas actuaciones y escenarios exquisitos.

La historia nos traslada a Ciotat, ciudad ubicada al sur de Francia, en la que un grupo de 7 jóvenes de entre 18 y 21 años asisten a un taller de escritura. Éste se encuentra a cargo de la famosa novelista Olivia (Marina Foïs), quien los incentiva para desarrollarse como escritores, dándoles la libertad de expresar sus ideas y así llegar a construir un libro de suspenso o thriller.

Esta independencia a la hora de crear y de exponer sus distintas ideas desencadenará una serie de discusiones raciales, políticas, sociales y religiosas, debido a la diversidad de los integrantes del taller. Entre ellos, destacan dos jóvenes de origen argelino, otro de raza negra y un blanco que se demuestra muy extremista al momento de defender sus creencias.

Este último, llamado Antoine (Matthieu Lucci), es el que más sobresale en el grupo y quien, además, juega un rol importantísimo dentro del film, llamando la atención de la tutora de los jóvenes y causando también fuertes altercados. Influenciado por su entorno, el joven Antoine, no tiene problemas ni tapujos al momento de exponer sus fuertes pensamientos partidarios neonazis, capitalistas y nacionalistas. Estas ideas derivan por parte de su primo, con quien pasa la mayor parte del tiempo como consecuencia de la poca y nula relación que lleva con sus padres. A medida que pasan los días y las clases, Olivia se sentirá cada vez más intrigada por conocer la vida de Antoine, desencadenando así, una serie de sucesos cautivadores.

La propuesta que nos entrega la cinta es tremendamente interesante, puesto que instala diversos temas atrayentes, los cuales son debates diarios y universales, tales como el racismo fuerte que existe actualmente en todo el mundo y que, sin ir más lejos, se puede reflejar en el mandato del presidente Donald Trump en Estados Unidos y su conflicto con los inmigrantes, o la división que existe en nuestro país ante la llegada de los ciudadanos haitianos a Chile.

Por otro lado, tenemos la discusión por cuestiones meramente territoriales, como guerras ocurridas en el pasado, las cuales dejaron tierras divididas y originaron una mezcla racial, dejando como resultado a ciudadanos mestizos, blancos, negros y árabes en el filme. Este es otro punto que podemos reflejar de inmediato en nuestro país con la disputa entre Chile y Bolivia en la Haya y cómo, de seguro, debe suceder universalmente.

La política es otra materia que no deja de lado la cinta, al dividir al grupo de jóvenes entre los que apoyan la postura comunista o “marxista”, contra un neofascista. Todos dispuestos a defender a muerte sus pensamientos impuestos, claramente, por sus familias y costumbres.

Finalmente, y más en profundidad, podemos ver cómo la tecnología, las redes sociales y sitios webs de difusión masiva, pueden influenciar y hacer actuar de diversas formas a la gente que ve estos medios ya sea como método de ayuda o meramente para la distensión aburrimiento. Así, con todo esto, se puede decir, sin duda, que el largometraje es una radiografía de los principales problemas y debates que involucran a la sociedad actual, principalmente lo que se vive a diario entre los jóvenes y adolescentes de todo el mundo, al tocar temas totalmente universales.

Este viernes 6 de abril llega exclusivamente para debutar en el primer Festival de Cine Francés de Cinemark.

Deja un comentario