Os Paralamas do Sucesso en Teatro Nescafé de las Artes: Yo también quiero ser brasileño

Os Paralamas do Sucesso en Teatro Nescafé de las Artes: Yo también quiero ser brasileño
9 de octubre 2018.

Por Francisco Otto.
Fotografías por Agustín León.

La noche de ayer 9 de octubre la renombrada banda Os Paralamas do Sucesso regresaron a Chile para presentar en el Teatro Nescafé de Las Artes Sinais do Sim, el decimotercer disco de estudio de los brasileños.

Este trabajo, el primero junto al sello Universal, representa una síntesis de la dilatada y respetada trayectoria que han configurado desde 1977 en Seropédica y han exportado al mundo, siendo un imperdible para toda Latinoamérica, incluso en Argentina, donde son conocidos como “la mejor banda brasileña de rock argentino”.

Durante 100 minutos repasaron los mejores éxitos del conjunto que hace viajar a sus audiencias desde el rock hasta el ska, durante las 28 canciones de show que hizo bailar y transportar a los recatados, en un principio, fanáticos a las mejores playas del país mais grande do mundo.

El vocalista y guitarrista, Herbert Vianna, de pocas palabras a lo largo de la presentación, solo le preocupaba que los presentes pasaran un momento de felicidad y alegría, que los sacara de su rutina. La simpleza marcada por una experiencia que se apoderó del escenario, veía cómo acariciaba la guitarra para el deleite de los fans que incómodos en el poco espacio que le daban sus butacas, poco a poco se aproximaron a los pies del frontman para bailar y corear los temas.

Así pasaron hits como “Alagados”, “Bora Bora” y “Caleidoscópio”, pero también fue momento de presentar canciones poco interpretadas por el conjunto como “A outra rota”, cuyo piano original pertenece a Fito Paéz.

Esta alternancia se debió a que se trataba de “un concierto distinto, con temas que nunca hubiéramos tocado en vivo. Hay muchas canciones para tocar, tenemos tantos discos”, según dijo a una radio local, Bi Ribeiro, en la antesala del show.

El bajista no se equivocó en su primicia, puesto que al ser una banda tan transversal, han logrado atrapar distintos géneros que abarca el rock brasileño, blues, reggae y new wave; marcando así el paso de las décadas de Paralamas que los ha llevado a ser un imprescindible de festivales como Rock in Rio.

La vigencia del trío, apoyada por bronces y teclados en sus vivos, tiene como común denominador despegar a distintas épocas que han marcado la música popular durante las décadas de los ’80, ’90 y 2000, hasta acá. Esto queda marcado por la entrega típica de un brasileño, que enciende pasiones presentes y pasadas de eras nostálgicas y alegres que construyen a una persona fanática de la música.

Para el final de la presentación, “Uma Brasileira”, dio paso a la primera salida del prosaico del conjunto que regresó para rematar con música negra, netamente instrumental de la mano de “Bundalele”, “Mi bandera”, “Rap de las hormigas” y “Carro Velho”.

A las 22.25 horas se despidieron de sus fans y prometieron regresar para hacerlos vibrar una vez más y llevar nuevamente a la tierra de la samba al público que se dio cuenta que estaba en Chile, luego que se encendieran las luces luego de la salida del trío.

Ribeiro, en la citada radio, también dijo que como grupo “tenemos una afinidad muy grande, de vida, de amistad. Nos encantan las mismas cosas y estar juntos para tocar, con instrumentos nuevos, música nueva” y eso se ve en un escenario donde solo hay complicidad y alegría.

Setlist:
Sinais Do Sim
Itaquáquecetuba
Alagados
Meu Erro
Lourinha Bombril
Uns Dias
Bella Luna
Ela Disse
Calibre
Selvagem + Beco
Aonde Que Q Eu Va
Cuide Bem
Bora Bora
Voce
A Novidade
Melo Do Marinheiro
El Temblor
Trac Trac
Lanterna
Caleidoscópio
Ska
Dos Margaritas
Óculos
Uma Brasileira

Encore:
Bundalele
Mi Bandera
Rap De Las Hormigas
Carro Velho

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Os Paralamas do Sucesso en Teatro Nescafé de las Artes: Yo también quiero ser brasileño 9 de octubre 2018. Por Francisco Otto. Fotografías por Agustín León. La noche de ayer 9 de octubre la renombrada banda Os Paralamas do Sucesso regresaron a Chile para presentar en el Teatro Nescafé de Las Artes Sinais do Sim, el decimotercer disco de estudio de los brasileños. Este trabajo, el primero junto al sello Universal, representa una síntesis de la dilatada y respetada trayectoria que han configurado desde 1977 en Seropédica y han exportado al mundo, siendo un imperdible para toda Latinoamérica, incluso en Argentina, donde son conocidos como “la mejor banda brasileña de rock argentino”. Durante 100 minutos repasaron los mejores éxitos del conjunto que hace viajar a sus audiencias desde el rock hasta el ska, durante las 28 canciones de show que hizo bailar y transportar a los recatados, en un principio, fanáticos a las mejores playas del país mais grande do mundo. El vocalista y guitarrista, Herbert Vianna, de pocas palabras a lo largo de la presentación, solo le preocupaba que los presentes pasaran un momento de felicidad y alegría, que los sacara de su rutina. La simpleza marcada por una experiencia que se apoderó del escenario, veía cómo acariciaba la guitarra para el deleite de los fans que incómodos en el poco espacio que le daban sus butacas, poco a poco se aproximaron a los pies del frontman para bailar y corear los temas. Así pasaron hits como “Alagados”, “Bora Bora” y “Caleidoscópio”, pero también fue momento de presentar canciones poco interpretadas por el conjunto como “A outra rota”, cuyo piano original pertenece a Fito Paéz. Esta alternancia se debió a que se trataba de “un concierto distinto, con temas que nunca hubiéramos tocado en vivo. Hay muchas canciones para tocar, tenemos tantos discos”, según dijo a una radio local, Bi Ribeiro, en la antesala del show. El bajista no se equivocó en su primicia, puesto que al ser una banda tan transversal, han logrado atrapar distintos géneros que abarca el rock brasileño, blues, reggae y new wave; marcando así el paso de las décadas de Paralamas que los ha llevado a ser un imprescindible de festivales como Rock in Rio. La vigencia del trío, apoyada por bronces y teclados en sus vivos, tiene como común denominador despegar a distintas épocas que han marcado la música popular durante las décadas de los ’80, ’90 y 2000, hasta acá. Esto queda marcado por la entrega típica de un brasileño, que enciende pasiones presentes y pasadas de eras nostálgicas y alegres que construyen a una persona fanática de la música. Para el final de la presentación, “Uma Brasileira”, dio paso a la primera salida del prosaico del conjunto que regresó para rematar con música negra, netamente instrumental de la mano de “Bundalele”, “Mi bandera”, “Rap de las hormigas” y “Carro Velho”. A las 22.25 horas se despidieron de sus fans y prometieron regresar para hacerlos vibrar una vez más y llevar nuevamente…

0

Calificación del usuario : Sé el primero
0

Deja un comentario