Phil Anselmo & The Illegals en Teatro Cariola: una muestra de poder
25 de enero 2019.

Por Rodrigo Guzmán.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

Pantera es una institución del metal y Phil Anselmo es parte fundamental de ella. Si bien al principio más de alguno manifestó ciertas dudas ante la nueva propuesta del oriundo de New Orleans, a fin de cuentas, todo se desvaneció ante una cortina de riffs aplastantes que vinieron a recordar el sitial de Pantera en la historia de la música popular.

Philip Anselmo vino a presentar por segunda noche consecutiva en el Teatro Cariola, un mix de canciones de su proyecto más abrasivo, Phil Anselmo & the Illegals, además de entregar un consuelo de proporciones a quienes disfrutan del intenso y grooveado sonido de los imprescindibles Pantera. Sin duda alguna, esto fue el fundamento para todo quien llegó a saturar el recinto de San Diego 246 los días jueves y viernes.

La velada partió a eso de las 20:30, con una espera de media hora de lo pactado que hizo perder la paciencia a más de alguno. No se puede culpar de ansiosos a quienes esperaban ver el show de un estandarte del metal, sobre todo si venía este a entregar una batería de canciones de los “vaqueros del infierno”. Decir que lo de los Ilegales pasó inadvertido sería una falta a la verdad, pues ante las seis canciones que presentaron de manera frenética, caótica y extremadamente estruendosa, el público guardó un respeto más bien poco común dentro de los círculos más duros del espectro del rock & roll. Sin embargo, esto no pasó más allá de aquello, pues los asistentes escucharon con deferencia y contenido entusiasmo lo proporcionado por el proyecto de Anselmo, cuyo espectro sonoro transitó entre el death y el sludge metal.

Luego de esto, llegó lo prometido. Bajo un calor realmente infernal que, felizmente, no provocó mayores estragos, el mazazo se hizo presente con la puesta en escena de “Mouth for War”. Nada más transcurridas las primeras notas de dicho corte la audiencia enloqueció, manifestándose esto en gritos y vítores que corearon a más no poder cada uno de los cortes de Pantera. Un Phil Anselmo comunicativo, locuaz como pocas veces se le ha visto, presentó los cortes extraídos en su mayoría desde Vulgar Display of Power y Far Beyond Driven. Tras esto, vino la puesta en escena de “Becoming”, corte en el que en efecto, se pudo apreciar la falta de Vinnie Paul quien, desde la batería sostuvo desde sus inicios los ritmos sincopados del conjunto de Arlington. Esto no quiere decir, en ningún caso, que los miembros de los Illegals no poseyeran talento alguno, pues tanto Mike deLeon en las guitarras como José Manuel Gonzales en la batería, ejecutaron con suficiencia las partes de los Abott, aunque todo el mundo sepa que para aquello se necesita mucho más que suficiencia. Toda la potencia que destilan los cortes de Pantera se materializó luego con la interpretación de un corte de culto: “Walk” se le vino encima como una estampida brutal a los más de 1500 energúmenos que colmaron el Cariola. El riff, tan reconocible como sincopado, se hizo presente y desató una algarabía total entre los asistentes, pues en la velada anterior, dicho corte fue descartado por el conjunto. Tras esto, y sin mayor aviso, vino “I’m Broken”, single extraído del rotundo Far Beyond Driven. La pesadez de las guitarras se sintió hasta los cimientos del teatro, mientras que “This Love” se sucedía de manera dislocada, entre el barullo y el sosiego. “Domination” y “A New Level” vinieron a cerrar una velada que si bien cumplió con las expectativas de muchos, dejó con sabor a poco a unos tantos otros. Los cortes que componen Reinventing the Steel y The Great Southern Trendkill fueron descartados de plano, a excepción de “Hellbound”, quedando afuera himnos como “Drag the Waters” o “Revolution is My Name”, entre muchísimos otros. Sin embargo, el show tuvo una intensidad desbordada, provocada por el simple hecho de presenciar en vivo las canciones que los Abbott compusieron con una contundencia que hasta el día de hoy no se ha vuelto a escuchar. El fanatismo y la admiración que aún despierta Pantera se vio reflejada en la respuesta del público, que colmó hasta el absoluto las inmediaciones del Cariola por dos días seguidos. Ante esto, sólo queda rescatar el legado de un conjunto fundamental dentro de la historia del rock & roll, que sigue alimentando una leyenda formada por los imprescindibles hermanos Abbott, Rex Brown y Phil Anselmo.

Setlist:
The Better
Little Fucking Heroes
Choosing Mental Illness
The Ignorant Point
Mixed Lunatic Results
Walk Through Exits Only
Mouth for War
Becoming
Walk
I’m Broken
This Love
Hellbound
Domination

Encore:
A New Level

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario