The Smashing Pumpkins en Toronto: Reviviendo los noventas

The Smashing Pumpkins en Toronto: Reviviendo los noventas
Scotiabank Arena, 8 de agosto 2018.

Por Bernardita Ponce.
Fotografías por Matt Forsythe/Samuel Engelking.

Puntualmente a las 20:15 hrs. se apagaban las luces del Scotiabank Arena en Toronto, Canadá para dar paso a imágenes que nos harían rememorar aquellos años donde el descubrimiento de nuevos sonidos estaban presentes en esa adolescencia que nos llenaba de emociones al escuchar una frase que nos identificaba, porque eso fue The Smashing Pumpkins para esas más de 20 mil almas de treintones y cuarentones que llegaron a conectarse con su juventud. Con esas proyecciones de videos, fotografías, portadas de discos y símbolos, se asomaba en solitario sobre el escenario Billy Corgan, que guitarra en mano daba los primeros acordes de una versión acústica de “Disarm” antes de que el resto de los Pumpkins se unieran a él para interpretar “Rocket”. Con D’arcy Wretzky ausente, la banda ahora está compuesta por sus antiguos miembros Corgan, el guitarrista James Iha, el baterista Jimmy Chamberlin, y el guitarrista Jeff Schroeder, a quienes se sumaron el bajista Jack Bates y la multi-instrumentista y cantante Katie Cole.

Después de las dos canciones de Siamese Dream, era el momento de su debut del año 1991 Gish con una interpretación electrizante de “Siva”. Así comenzó un concierto de tres horas y media, que se sentía como una mezcla de nostalgia y celebración por los 30 años de la banda, y como era de esperar, Mellon Collie and the Infinite Sadness, y Siamese Dream, serían los álbumes más representados de la velada. Un premio para los seguidores.

Dependiendo de si eres un fanático o un espectador casual, el concierto podría haber sido una buena velada de rock o ser parte del mejor momento de una de las bandas íconos de los años noventa. Creo que jugó más para los fans, que respondieron con gratitud ante la calidad que estaban mostrando los originarios de Chicago. Como era de esperar, el show no estaría exento de momentos claves, uno de ellos fue cuando Corgan sube una escalera con una pantalla que asemejaba al universo de fondo, para interpretar “Space Oddity” de David Bowie, un lapso en el tiempo donde a muchos se nos apretó la garganta.

Como era de esperarse llegaba el momento de “Zero” que se combinó con “The Everlasting Gaze” para entregarnos una calidad que muchos estábamos esperando. Después de eso, “Porcelina of the Vast Oceans” nos haría navegar por más de 10 minutos entre el misterio y una melodía maravillosamente hermosa. Una brillante presentación, que dejaría las almas desnudas y dispuestas a escuchar los tambores que anunciarían los sonidos de “Tonight, Tonight”, que se unirían a los cantos de la multitud.

Mientras una estatua devocional fue dando vueltas por la cancha, sonaba “Cherub Rock”, que nos goleaba la cabeza con su brutal potencia. Para dar paso a ese clásico que cumple más de 20 años, llamado “1979”, que fue exponencialmente poderoso y nos provocó una dulce nostalgia. Otro cambio de vestuario, porque sí la banda se preocupó de todos los detalles hasta la vestimenta de Corgan en cada uno de los momentos de la noche, el cantante aparecería con un estilo más oscuro para dar paso al clásico “Ava Adore” y “The Beginning Is the End Is the Beginning”, el lado B del tema central de la película Batman & Robin.

El final de la velada estaba próximo a llegar para una banda que ha sido valorada por sus fans no solo por sus grandes éxitos sino por los momentos que cada frase, melodía o acorde generan en cada uno de nosotros. Los músicos subían nuevamente al escenario para una despedida, pero como Corgan nos tiene acostumbrados no sería algo normal. Mientras algunos artistas no se arriesgarían con nuevos singles y vivirían solo de sus hits, The Smashing Pumpkins, cerraría su show con dos momentos claves: la presentación de su nuevo single “Solara”, que suena potente y que nos da una muestra del nuevo camino, y con una canción infantil de Dumbo llamada “Baby Mine”, que fue interpretada casi en acústico por toda la banda. Una velada que nos presentó el futuro de la nueva y vieja alineación, sus intenciones de seguir por un buen camino musical y por sobre todo una potencia que no se les veía hace rato.

Setlist:
Disarm (Billy Corgan solo)
Rocket
Siva
Rhinoceros
Space Oddity (David Bowie cover)
Drown
Zero
The Everlasting Gaze
Stand Inside Your Love
Thirty-Three
Eye
Soma
Blew Away
For Martha
To Sheila
Mayonaise
Porcelina of the Vast Oceans
Landslide (Fleetwood Mac cover)
Tonight, Tonight
Stairway to Heaven (Led Zeppelin cover)
Cherub Rock
1979
Ava Adore
Try, Try, Try
The Beginning Is the End Is the Beginning
Hummer
Today
Bullet With Butterfly Wings
Muzzle

Encore:
Solara
Baby Mine (Betty Noyes cover)

null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null

The Smashing Pumpkins en Toronto: Reviviendo los noventas Scotiabank Arena, 8 de agosto 2018. Por Bernardita Ponce. Fotografías por Matt Forsythe/Samuel Engelking. Puntualmente a las 20:15 hrs. se apagaban las luces del Scotiabank Arena en Toronto, Canadá para dar paso a imágenes que nos harían rememorar aquellos años donde el descubrimiento de nuevos sonidos estaban presentes en esa adolescencia que nos llenaba de emociones al escuchar una frase que nos identificaba, porque eso fue The Smashing Pumpkins para esas más de 20 mil almas de treintones y cuarentones que llegaron a conectarse con su juventud. Con esas proyecciones de videos, fotografías, portadas de discos y símbolos, se asomaba en solitario sobre el escenario Billy Corgan, que guitarra en mano daba los primeros acordes de una versión acústica de “Disarm" antes de que el resto de los Pumpkins se unieran a él para interpretar "Rocket". Con D'arcy Wretzky ausente, la banda ahora está compuesta por sus antiguos miembros Corgan, el guitarrista James Iha, el baterista Jimmy Chamberlin, y el guitarrista Jeff Schroeder, a quienes se sumaron el bajista Jack Bates y la multi-instrumentista y cantante Katie Cole. Después de las dos canciones de Siamese Dream, era el momento de su debut del año 1991 Gish con una interpretación electrizante de “Siva”. Así comenzó un concierto de tres horas y media, que se sentía como una mezcla de nostalgia y celebración por los 30 años de la banda, y como era de esperar, Mellon Collie and the Infinite Sadness, y Siamese Dream, serían los álbumes más representados de la velada. Un premio para los seguidores. Dependiendo de si eres un fanático o un espectador casual, el concierto podría haber sido una buena velada de rock o ser parte del mejor momento de una de las bandas íconos de los años noventa. Creo que jugó más para los fans, que respondieron con gratitud ante la calidad que estaban mostrando los originarios de Chicago. Como era de esperar, el show no estaría exento de momentos claves, uno de ellos fue cuando Corgan sube una escalera con una pantalla que asemejaba al universo de fondo, para interpretar “Space Oddity” de David Bowie, un lapso en el tiempo donde a muchos se nos apretó la garganta. Como era de esperarse llegaba el momento de “Zero” que se combinó con “The Everlasting Gaze” para entregarnos una calidad que muchos estábamos esperando. Después de eso, “Porcelina of the Vast Oceans” nos haría navegar por más de 10 minutos entre el misterio y una melodía maravillosamente hermosa. Una brillante presentación, que dejaría las almas desnudas y dispuestas a escuchar los tambores que anunciarían los sonidos de “Tonight, Tonight”, que se unirían a los cantos de la multitud. Mientras una estatua devocional fue dando vueltas por la cancha, sonaba “Cherub Rock”, que nos goleaba la cabeza con su brutal potencia. Para dar paso a ese clásico que cumple más de 20 años, llamado “1979”, que fue exponencialmente poderoso y nos provocó una dulce nostalgia. Otro cambio de vestuario, porque sí…

0

Calificación del usuario : Sé el primero
0
Bernardita Ponce

Periodista 🇨🇱 #doglover🐶 #patiperra☀️ ❤️❤️ la música, el cine, el yoga, andar en bici, el sour y la #UC. Moviendo mi vida con Parlante.cl

Deja un comentario