Por Bernardita Ponce.

Advertencia: este comentario podría contener algunos spoilers.

Cómo comenzar esta reseña, bueno primero me gustaría hablar sobre los problemas que en general la vida nos pone y cómo debemos enfrentarnos a ellos. Todos tomamos decisiones distintas y reaccionamos diferente a los diversos obstáculos, pruebas y desafíos que el día a día nos pone. Una de las cosas que me interesó de esta nueva serie de Netflix era que trataba el tema juvenil, quizás, de una forma más cercana para los adolescentes, sin tanta complejidad y mostrando los temas que muchas veces suceden y que los más adultos ni siquiera nos damos cuenta, porque quizás ya no sentimos empatía o porque ya pasamos por esa etapa.

13 Reasons Why nos acerca al bullying, el abuso sexual, la incomprensión y la falta de amistad que miles de jóvenes viven día día. Todos fuimos adolescentes y quizás no nos dimos cuenta o no quisimos darnos de que en nuestro entorno cosas como estas pasaban. Alguno de ustedes recuerda las bromas que se hacían a personas más “gordas”, más “feas” o más “tontas” sin saber el daño que eso traía, solo era una “pequeña” broma, creo muchas veces haber escuchado esas palabras en mi época escolar, de hecho, hasta en la televisión puedes encontrarte con ese tipo de comentarios.

La serie que se centra en la vida de Clay Jensen (Dylan Minnette), un chico con aspecto bastante dulce y cuyo comportamiento es casi ejemplar, un día al llegar a su casa encuentra una caja de zapatos que guarda una serie de casetes que contienen 13 historias grabadas por Hannah Baker (Katherine Lengford), una compañera de colegio que se ha quitado la vida hace poco tiempo. En dichas cintas, Hannah cuenta sus motivos que la llevaron a suicidarse, historias que involucra a cada una de las personas que fueron parte de esta decisión.

Una de las primeras personas que recibió los casetes fue Tony, el mejor amigo de Clay, con la idea de que las grabaciones fuesen pasando entre cada uno de los mencionados en las historias. Es así como su “mejor amiga”, su primer novio y los supuestos amigos, pasaron por cada uno de esos relatos. Cada capítulo es una historia, en cada uno nos encontraremos con detalles que llevaron a Hannah a desaparecer de este mundo.

En los capítulos podemos ver como las redes sociales pueden hacer mucho daño, con palabras que pueden llegar a hundir la autoestima de una persona. También podemos encontrarnos con el bullying escolar, decir cosas que quizás no creemos pueden dañar a alguien, pero que finalmente lo logra. Por ejemplo: Cuando a Hannah le dijeron que tenía el “mejor trasero” del colegio, esa sola opinión la llevó hasta que abusaran de ella e incluso la trataran de chica fácil.

Como decía más arriba, a veces no medimos las consecuencias de nuestras palabras y a veces pueden dañar. En esta serie podemos ver como esas cosas fueron quitando el interés de Hannah por seguir viviendo, le quitaron esperanzas y deseos.

Clay al escuchar cada uno de estos relatos, va sintiendo profundamente un dolor intenso. Nunca pensó que la chica de la que estaba enamorado estaba tan mal y tantas cosas que quizás no le dio importancia gatillaron su decisión. Cada historia es cruda, triste, real y poco esperanzadora. Como he leído en algunos comentarios, no creo que esta serie deje en un pedestal el tema del suicidio, yo creo nos da tips que permitirían ayudar a alguien que pide a gritos ser rescatada.

Otro punto que también se toma de manera un poco más superficial, pero que es casi el gran motivo que deja sin esperanzas a Hannah, es la violación que sufre por parte de uno de sus compañeros. El mismo chico que es el capitán del equipo de béisbol, que tiene todo su alcance: auto, drogas, chicas, amigos, y cree que todo el mundo debe estar a sus pies. Sí el chico malo, al que todos deben hacer caso y al que se le perdona todo. Ese mismo chico que violó a Hannah y a su amiga Jessica, y que todos sus amigos trataron de tapar, porque él debe ser intachable.

También la serie nos muestra la poca participación de los padres, la falta de comunicación, el no poder sentirse cómodos con una condición sexual, el poco apoyo de los consejeros estudiantiles, el fácil acceso a las drogas y armas y cómo en una vida adolescente desequilibrado puede ser fatal. Para no contar más spoilers sólo debo decirles que sería bueno una segunda temporada para que nos muestre el tema adolescente más allá de Hannah.

¿Por qué ver esta serie?, yo diría que hay que verla para que entiendas qué pasa a tu alrededor. Quizás es una mirada desde un punto más juvenil, pero el bullying y los abusos también están presentes en el mundo más adulto. Creo que esta serie tiene una buena narrativa, que nos mantiene cada capítulo expectante (la vi en tres días) y nos hace sentirnos identificados con sus protagonistas. Si bien, hay temas que se toman de manera superficial como el suicidio y el abuso sexual, pone en la mesa un tema que quizás es crudo y difícil de conversar. Es una serie para adolescente y adultos, nos hace entender que todas las decisiones que tomamos en nuestra vida tienen alguna repercusión.

La serie es un acierto de Netflix junto con la producción de la cantante Selena Gómez, menos cruda que American Crime, pero que nos tienen a todos hablando de temas que son tabú en la sociedad como el suicidio, el bullying, y el abuso psicológico y sexual. La temporada completa se encuentra disponible en Netflix. ¿Se animan a verla?

https://www.youtube.com/watch?v=taMknA8wFrY

X