Rolling Stones en Chile, lo vivido: Sus majestades satánicas demolieron el Nacional
Estadio Nacional, 3 de febrero 2016.

Por Guillermo Ziem.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

Para hablar de Rolling Stones, debemos, si o si, dar una pasada por su historia. Corría el año 1962 y en Londres la música logró envolver a cuatro jóvenes, quienes sólo querían pasarlo bien. Nadie pensaría que 54 años después, han creado 24 discos, realizado miles de shows en vivo, teniendo millones de espectadores en sus conciertos, en fin, el mundo ha cambiado. Ya no está la U.R.S.S., el Muro de Berlin cayó, no tenemos a Mercury, Bowie, Lennon ni Cocker, pero Los Stones parecen ser una banda inmortal. Los padres del rock moderno, principal influencia musical de cada nueva generación, músicos que se mantienen más que vigentes. Ya atrás quedaron los escandalosos excesos y mitos, como que Jagger se cambia la sangre, o que Richards tiene más alcohol que sangre en sus venas, sus ritos satánicos, las muertes en sus conciertos mientras tocaban alguna canción específica y mucho más, son parte del mito.

Es increíble que la banda que pisó suelo nacional por primera vez el 19 de febrero de 1995, llevando 33 años de carrera, regrese imponentemente 21 años después. Si pensamos bien, quizá no tengamos una tercera vez, ya que entre los cuatro integrantes de la banda, sumamos más de 300 años, no por nada son también tildados los dinosaurios del rock.

Al llegar al Estadio Nacional y ver este escenario psicodélico y gigantesco, con la típica lengua que diseñó Andy Warhol para el disco Sticky Finger, logo oficial de la banda, augura un mágico show. El evento comienza con la banda nacional Los Tres, quienes con un sonido probado a nivel internacional, ofrecieron un repertorio de éxitos con su nueva formación de los que originalmente sólo quedan Álvaro Henríquez y Roberto “Titae” Lindl, quienes en casi una hora, dieron un paseo por sus éxitos, animando al público para lo que sería el plato principal.

Siendo las 21:30 hrs, comienza la magia, las pantallas se encienden para proyectar en un ultra HD, un clip de casi dos minutos, el cual nos muestra a través de hermosas imágenes su historia, desde sus inicios, pasando por los grandes festivales de fines de los 60’s, los excesos de los 70’s, la decadencia de los 80’s, el renacer en los 90’s y el refortalecimiento de los últimos años. Si bien la banda no trajo nuevo disco en este Olé Tour 2016, no quita mérito a su presentación. Las guitarras comienzan a sonar con las enérgicas “Start Me Up”, “It’s Only Rock and Roll” y “Let´s spend the Night Together”, todas, una invitación y declaración de principios a lo que vendrá. El frontman Jagger saluda en español al público asistente y el show sigue con “Tumbling Dice”, “Out of Control” y el pedido por el público en las redes sociales, “She´s a Rainbow”. La fiesta continúa con la nostálgica “Wild Horses” y “Paint it Black”, lo que inevitablemente rememora imágenes de la época psicodélica de la banda.

La cercanía de Jagger permitió que este contará al público, que en sus tres días en el país, pudieron visitar la casa de Neruda, ir a un café con piernas e incluso adoptar cuatro perros quiltros y que lo habían pasado “la raja” en Chile. “Honky Tonk Woman” da paso a la presentación de la banda por parte de Jagger, dando pie al protagonismo del mítico guitarrista, punta de lanza de la influencia rockera, Keith Richards, para interpretar “You Got the Silver” y “Happy” en una complicidad pura entre los Stones sobre el escenario, con esa postura desenfrenada a conciencia característica del rock como fórmula probada, propia y con denominación de origen. Vuelve Jagger para completar la alineación con “Midnight Rambler”, “Miss You” con su pegajoso coro y “Gimme Shelter” donde se luce la bella y talentosa corista en dueto con el frontman, “Jumping Jack Flash”, el clásico, muestra la cercanía del cierre del show, “Sympathy For The Devil” enciende el recuerdo del mito de los ritos satánicos de estos británicos, con iconografías alusivas que acompañan la ilusión en pantalla, “Brown Sugar” viene a dar el cierre del show, pero sólo para dar un respiro al público, porque la banda pese a sus años parecía tener energía para mucho más, la sorpresa es la aparición de dos grupos de coristas mixtos, jóvenes chilenos, que acompañaron el tema “Can’t Always Get Wat You Want”, declarando la vida real por sobre la imagen de lujos que se proyecta hacia los ídolos del rock, finalmente llega la guinda de la torta con la esperada “Satisfaction”, la cual, terminó por incinerar la energía del lugar, hermosos fuegos de artificio se mezclan con un interminable coro, broche de oro imposible de ignorar.

La banda de ya 54 años de trayectoria muestra con su formación más longeva, Mick Jagger, Charly Watts, Keith Richards, y el más recientemente integrante de la banda Ronn Wood (que ya lleva 40 años en el grupo), quienes se mantienen en forma de manera increíble, con una energía y vitalidad difícil de encontrar en el común de los humanos de igual o menor edad, mucho más enérgicos que muchas bandas más recientes, es una agrupación que no necesita cambiar la afinación de los instrumentos para que su vocalista alcance las notas que en la grabación de los discos proyectaron, mantienen la sobriedad del rock más contemporáneo por sobre cualquier cosa, probablemente la tecnología led, solo ayuda a que el público tenga la posibilidad de ver el show en HD desde cualquier parte del lugar, sin embargo la banda sólo necesita de sus instrumentos, escenario y amplificación, para mostrar y demostrar que ellos si son los reyes y bien claro queda en su frase más célebre “Es sólo Rock and Roll”.

Sin dudarlo, no por nada, son llamados “Majestades”, la comunión entre un sonido sensacional, una estética más que atractiva para los asistentes, iluminación, escenografía, vestuario, energía desbordante de músicos de gran calidad, la mezcla perfecta, hacen calificar este show como uno de los mejores, si es que no, el mejor.

Setlist:
Start Me Up
It’s Only Rock ‘n’ Roll (But I Like It)
Let’s Spend the Night Together
Tumbling Dice
Out of Control
She’s a Rainbow
Wild Horses
Paint It Black
Honky Tonk Women
You Got the Silver (Keith Richards en la voz)
Happy (Keith Richards en la voz)
Midnight Rambler
Miss You
Gimme Shelter
Sympathy for the Devil
Brown Sugar

Encore:
You Can’t Always Get What You Want (con Estudio Coral de Santiago)
(I Can’t Get No) Satisfaction

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE LOS TRES PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE ROLLING STONES PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario