José Carreras en Movistar Arena: El vibrar de la Madre Patria se despide de Chile

José Carreras en Movistar Arena: El vibrar de la Madre Patria se despide de Chile
11 de junio 2017.

Por Nicolás Morán.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

Hay cosas que logran de un modo u otro, dejarte con la sensación de que has vivido para estar ahí, en ese momento exacto. Ese fue el caso en esta fría noche de junio, donde vimos a José Carreras despedirse de las pistas, luego de vivir luchando. Por eso no es extraño que asistir a la ópera sea, sin lugar a dudas, un encuentro con una de las expresiones de arte más bellas y apasionantes que existen, aunque hay que admitir que escuchar fragmentos de obras, no se pueden comparar con ver una creación completa, porque eso le da más mística al asunto.

En un Movistar Arena casi lleno se presentó el catalán, quien, con 70 años, sigue teniendo una voz privilegiada y una vibrante actitud, que se vio reflejada en la potencia de las canciones que interpretó durante las cerca de 2 horas con 30 minutos que duró su presentación.

Si bien, el show no tuvo el dinamismo que uno tiende a ver en otros espectáculos o que, en realidad, uno como joven está acostumbrado a esperar de un concierto, me atrevería a afirmar que fue una presentación de orden mundial. Es verdad que estaba enfocado, quizás, a un público más ceñido a la música docta, y, en ese sentido, cumplió a cabalidad, porque dejó a los asistentes muy felices al culminar el acto.

Su puesta en escena nos dejó boquiabiertos, ya que contaba con una orquesta en extremo eficiente, que aunque no fue la Filarmónica de Santiago, si contó con muchos músicos que alguna vez pertenecieron a ella, y que estaba dirigida por David Giménez.

Otra de las grandes presentaciones fue la de la rosarina, Jaquelina Livieri, quien se presentó junto a Carreras y, con su incomparable voz, nos deslumbró en cada nota mientras escuchábamos su timbre de soprano. Sus interpretaciones destacaban porque su calidad vocal estaba en otras ligas.

Su repertorio fue muy similar al que ofreció en Sao Paulo, el 19 de mayo recién pasado. Con pequeñas variaciones, hizo gala de temas que fueron desde lo clásico, a canciones más “populares”, pero siempre manteniendo esa esencia que le da cierta solemnidad a su trabajo, al punto de sentir que estás en un acto sacro, y que hablar o mirar el celular, es una ofensa para todos los presentes.

Uno de los puntos fuertes de la noche, fue la química y desplante al momento de cantar junto a Livieri, “El Dúo de la Africana: Dúo y Jota”. La interpretación de esa canción y las miradas que se dedicaban, hacían notar el respeto y la admiración que sentían el uno por el otro.

El tiempo fue pasando, y luego del interludio, vino con más fuerza y con canciones mucho más conocidas. “Lejana Tierra Mía” del maestro Carlos Gardel retumbó toda la estructura arquitectónica del Movistar e hizo de ese instante, una cosa mucho más cercana a la gente.

Ese leve cosquilleo que sientes al ver a alguien que sabes que es parte de la historia de la música, te da un pequeño placer. De esos que uno espera compartir cuando la memoria de otros momentos se difumine, pero este, en particular, quedará grabado para siempre en todos los que tuvieron la oportunidad de ver a unos de los “Tres Tenores”.

Fue la jornada del gran, inconfundible e inigualable, Josep María Carreras i Coll, que nos dejó con ese sentimiento de estar viviendo, aunque sea un instante, toda su vida. Desde ese buque que viajaba a Argentina en su juventud, hasta ese debut en el Liceo Barcelonés, pasando por todas las óperas y espectáculos que dio a lo largo de su carrera.

Chile despide a José, pero sabemos que su aporte continúa, aunque no vuelva a pisar el escenario, porque la leyenda sigue viva.

Setlist
L’arlésíenne: Suite no. 2 Farandole
Alma de Dios “Canción Húngara”
Roméo Et Juliette: Je Veux Vivre
Pecchè
Passione
Mignon: Je Suis Titania
Je te veux
Jazz Suite, Waltz no. 2
Man Of La Mancha: The Impossible Dream

Intermedio de 20 minutos

Serenata Sincera
Vurria
Il Bacio
Lejana Tierra mía
La Boda De Luis Alonso: Intermezzo
El Dúo De La Africana: Dúo Y Jota
El Barbero De Sevilla: Me Llaman La Primorosa
Core ‘ngrato

Encore
El día que me quieras
Granada
Torna a surriento
Chitarra romana
Vierno
Musica Proibita
My Fair Lady: I Could Have Danced All Night
O mio babbino caro
Non ti scordar di me
Solamente una vez
Amigos por siempre
La Traviata. Brindisi

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

José Carreras en Movistar Arena: El vibrar de la Madre Patria se despide de Chile 11 de junio 2017. Por Nicolás Morán. Fotografías por Francisco Aguilar A. Hay cosas que logran de un modo u otro, dejarte con la sensación de que has vivido para estar ahí, en ese momento exacto. Ese fue el caso en esta fría noche de junio, donde vimos a José Carreras despedirse de las pistas, luego de vivir luchando. Por eso no es extraño que asistir a la ópera sea, sin lugar a dudas, un encuentro con una de las expresiones de arte más bellas y apasionantes que existen, aunque hay que admitir que escuchar fragmentos de obras, no se pueden comparar con ver una creación completa, porque eso le da más mística al asunto. En un Movistar Arena casi lleno se presentó el catalán, quien, con 70 años, sigue teniendo una voz privilegiada y una vibrante actitud, que se vio reflejada en la potencia de las canciones que interpretó durante las cerca de 2 horas con 30 minutos que duró su presentación. Si bien, el show no tuvo el dinamismo que uno tiende a ver en otros espectáculos o que, en realidad, uno como joven está acostumbrado a esperar de un concierto, me atrevería a afirmar que fue una presentación de orden mundial. Es verdad que estaba enfocado, quizás, a un público más ceñido a la música docta, y, en ese sentido, cumplió a cabalidad, porque dejó a los asistentes muy felices al culminar el acto. Su puesta en escena nos dejó boquiabiertos, ya que contaba con una orquesta en extremo eficiente, que aunque no fue la Filarmónica de Santiago, si contó con muchos músicos que alguna vez pertenecieron a ella, y que estaba dirigida por David Giménez. Otra de las grandes presentaciones fue la de la rosarina, Jaquelina Livieri, quien se presentó junto a Carreras y, con su incomparable voz, nos deslumbró en cada nota mientras escuchábamos su timbre de soprano. Sus interpretaciones destacaban porque su calidad vocal estaba en otras ligas. Su repertorio fue muy similar al que ofreció en Sao Paulo, el 19 de mayo recién pasado. Con pequeñas variaciones, hizo gala de temas que fueron desde lo clásico, a canciones más “populares”, pero siempre manteniendo esa esencia que le da cierta solemnidad a su trabajo, al punto de sentir que estás en un acto sacro, y que hablar o mirar el celular, es una ofensa para todos los presentes. Uno de los puntos fuertes de la noche, fue la química y desplante al momento de cantar junto a Livieri, “El Dúo de la Africana: Dúo y Jota”. La interpretación de esa canción y las miradas que se dedicaban, hacían notar el respeto y la admiración que sentían el uno por el otro. El tiempo fue pasando, y luego del interludio, vino con más fuerza y con canciones mucho más conocidas. “Lejana Tierra Mía” del maestro Carlos Gardel retumbó toda la estructura arquitectónica del Movistar e hizo de ese instante, una…

0

Calificación del usuario : Sé el primero
0
Nicolás Morán

Profesor y Fan de los osos panda

Deja un comentario