Periphery y Monuments en Blondie: Una polirritmia moderna
7 de junio 2019.

Por Rodrigo Guzmán.
Fotografías por Eric Parra.

En la actualidad, ciertos subgéneros del metal moderno han proliferado con explosiva potencia. En este sentido, conjuntos como Meshuggah han levantado un magisterio que convoca a miles de fans y como no, bandas a fines. Dentro del djent, del metal progresivo y de aquello que se conoce como math metal, refiriéndose acaso a un mismo espectro de sonido con más o menos matices, han surgido varios conjuntos que exponen con brutalidad y precisión de relojería un sonido tan demoledor como melódico. Y una banda que carga con excelencia estas credenciales es el colectivo norteamericano Periphery, quien bajo el marco de su gira Hail Stain, debutó anoche en la Blondie.

Antes de la presentación de Monuments, que antecedió a Mansoor y compañía, se sentía en el ambiente una atmósfera impaciente y festiva, suscitada al calor de una pulsión algo adolescente. Ya a las 20:00 hrs, Monuments subió al tablado del recinto de Alameda 2879, para interpretar una demoledora versión de “A.W.O.L.” sin piedad alguna. Tras ese sonido, que a la vez también caracteriza a los mismos Periphery y que mete en una juguera atómica riffs sincopados, saturadísimos y pesados junto a pasajes vocales que circularon desde el screaming hacia las voces limpias y melódicas, se pudo advertir desde un principio la influencia tanto de unos seminales Fear Factory, como de aquellos toques sentimentales propios del screamo de Glassjaw y otros conjuntos afines, junto a una utilización extensiva del breakdown y una contrarrítmica constante. Este coctel sonoro comando toda la presentación de Monuments en Chile, cuya intensidad no dejó apelación alguna ante la energía asestada por Chris Barretto y compañía. El dominio del espectáculo del mismo, quien constantemente interactuó en inglés y español con los asistentes, además de entregarse al crowdsurfing de manera repetida y extensiva, dando la vuelta completa al aforo de Blondie en manos de los asistentes, fue una muestra de una cierta conciencia algo atípica dentro de los dominios del metal, donde los músicos tienden a comportarse con seriedad y rudeza ante un público que brama con violencias cada una de sus canciones. El espacio para el juego se abrió un camino tan ancho como el del headbanging y la agitación, ante breakdows violentísimos, que recordaron el poderoso afluente metalcore de la banda, que se hizo presente a fuerza de riff y shina. Fue de este modo como se presentaron “Leviathan” y una versión pesadísima de “Atlas”, para llegar a cerrar en el encore con “Origin of Escape” y “Degenerate” una presentación redonda y cargada de energía. 54 minutos de potencia e intensidad bastaron para suscitar un sismo de proporciones en Club Blondie, cortesía de Baretto y compañía.

null
null
null

Tras la rotunda presentación de Monuments, vino el turno del conjunto liderado por Misha Mansoor, cuyo debut en Chile ha sido ampliamente esperado. Hubo un detalle algo sui generesis antes de la presentación de Periphery, pues la prueba de sonido sucedió allí mismo y fue ejecutada por los mismos integrantes del conjunto, allí sobre escena. Ni muestra de un roadie o algún asistente, fue el primer rastro de la sencillez que destilaron Mansoor y compañía a lo largo de su presentación en Santiago.

El primer corte elegido por los estadounidenses fue “The Bad Thing”, extraído de su álbum Juggernaut: Omega. Mucho se ha dicho de la pasmosa capacidad técnica de un conjunto como Periphery, sin embargo a lo largo de toda la presentación de los mismos hubo un elemento tan distintivo como excepcional: las guitarras coordinadas de Misha Mansoor, Jake Bowen y Mark Holcomb ejecutaron en perfecta armonía líneas que en otros conjuntos sonaría extrañas, pues mientras uno ejecutaba el riff propio de Meshuggah, el otro proporcionaba texturas propias del post hardcore, al tiempo que el último efectuaba intrincadas figuras arpegiadas propias del metal progresivo. Cada uno hizo lo suyo, pero tal como una novela rio, donde cada unidad termina confluyendo en el mismo océano en común, el sonido terminó predominando como un monolito poderoso e inmaculado.

null
null

Con la interpretación de “Remain Indoors”, la presencia de Spencer Sotelo no se dejó amedrentar por la inmensa planta de Mansoor-Bowen-Holcom, pues a lo largo de toda la presentación la pericia vocal de Sotelo quedó patente. Con una utilización equilibrada entre el growl/screaming y un amplísimo rango vocal en las voces limpias, Sotelo hizo olvidar la enérgica presentación de su colega Chris Barretto, quien con muchos menos recursos técnicos dejó de todos modos una vara alta en cuanto a cómo el oficio del frontman debe ser. Junto a este último se sucedió la presentación de “Icarus Lives!”, donde todo el público asistente se transformó en una masa informe y desbordada que entre saltos, gritos y headbanging, vivió toda la potencia que una banda del género puede transmitir. Junto a la puesta en escena de “Mile Zero”, “Blood Eagle”, “Lune” y “Masamune”, quedó claro que la esencia de Periphery se estructura tanto en torno al lenguaje de la experimentación sonora como del trabajo de recuperación e incorporación de casi todas tendencias dominantes del metal desde 1990 en adelante. En los breakdowns de Periphery suena Pantera, Fear Factory y Meshuggah, además de As I lay Dying o Killswitch Engage, junto a ese espíritu bastardo que no temía mezclar melodía y brutalidad representado en el nu metal de conjuntos distintivos como Deftones y que luego, sumando una veta (post) hardcore y screamo, terminó desembocando en el sonido de bandas como Glassjaw. Todo esto sonó a la perfección en la presentación de Periphery, quien, con tanta habilidad técnica como capacidad emotiva, tan evocadora como destructiva, puso sobre el tablado de Blondie un mazazo moderno y original.

null
null

La presentación de Periphery y Monuments en Chile vino a confirmar la presencia y capacidad de convocatoria de ciertos estilos musicales que, si bien no son del todo masivos, logran captar la atención de un público exigente en cuanto a técnica y ejecución musical. Es fundamental que conjuntos como Periphery sigan grabando música pesada y pensada, pues esto es lo que termina haciendo circular las aguas del océano del metal, que nunca nos deja de sorprender gracias al desparpajo y el rigor de algunos atrevidos, cuya excelencia nunca sobrepasa las ganas de innovar.

Setlist Monuments:
A.W.O.L
I, The Creator
Leviathan
Stygian Blue
Mirror Image
Atlas
Doxa
Empty Vessels Make the Most Noise

Encore:
Regenerate
Origin of Escape
Degenerate

Setlist Periphery:
The Bad Thing
Remain Indoors
Garden in the Bones
Graveless
The Way the News Goes…
Marigold
Mile Zero
Blood Eagle
Icarus Lives!
Masamune

Encore:
Lune

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario